Transición

Había una vez una vida…
Había una vez un sol ardiente…
Había una vez un destino cambiante…
Había una vez un humano común y corriente….

Cuantos “había una vez…” me ha tocado vivir, cuantos inicios inesperados me ha tocado sentir.
Cuantos movimientos he tenido que resistir, cuantos sentimientos en el trayecto he dejado morir.

Cuantos reinicios he tenido que hacer, cuantos de todos ellos realmente yo ame. Cuantos días he despertado sin un motivo, cuantas noches he caminado sin un sentido. Cuantos amigos llame hermanos, cuantos de todos ellos hoy son solo extraños. Cuantas personas tome como mi más grande ejemplo, cuántas de ellas me llevaron solamente hacia un gran desierto. Cuantas miradas han cruzado mis ojos, cuantos de mis sueños de niño hoy están cojos.

Siempre fue fácil caminar siguiendo la manada, siempre fue sencillo hablar con palabras que no venían de mi alma. Siempre fue fácil aparentar que todo funcionaba perfecto, cuando en realidad sentía que en mi existencia había un gran defecto.

Como puedo avanzar al siguiente nivel sin sentir que una parte de mi está muriendo, como puedo olvidarte si tú en mi corazón aun fuertemente estas latiendo.

Y es que nadie me dijo que la vida era una cueva llena de gigantes, que devora a sus pequeños habitantes, que hace pedazos tus sentidos honestos cuanto te rodeas de corazones descompuestos. Oh cuantas veces me he llenado de intriga, cuantas veces he avanzado este camino con fatiga, cuantas veces he trabajado siguiendo visiones vanas, cuantas noches he visto caer en estas playas californianas.

Y es que en cada transición hay un nuevo destino, en cada evolución siempre se pierde un amigo, y es que nadie me enseño que en cada paso que damos en el camino hermanos dejamos, porque aunque la vida parece que es solo una, en realidad es diversa, y en el trayecto a todos los que nos rodean y amamos dispersa.

Cuando siento que me asfixia el ambiente, cuando respiro la crítica del desconocido cobarde que frente a mí nunca podrá hablar lo que a mis espaldas dice ni ser valiente. Cuando la transición se vuelve difícil en soledad, y cuando siento que no estoy haciendo las cosas bien en realidad.

Es entonces cuando retumban estas palabras en mi mente, que aún hay esperanza entre los vivientes, pues siempre valdrá mas un perro vivo que un león muerto, porque aunque sé que no tengo tanto poder de impacto es cierto, voy a seguir dando pequeños ladridos, voy a avanzar dando pequeños pasos, voy a ir al siguiente nivel confiando que el cielo me protege, voy a escribir nuevas historias fantásticas, honestas y transparentes, voy a disfrutar de cada segundo melodramáticamente.

Tal vez lo que diga tenga sentido, o tal vez no signifique nada. Ni síquiera se sí sea real, solo son las #AnécdotasDeUnaMente.

- Eliu Benammi

Eliu BenammiComment