Ataraxia

Normalmente vivo imaginando el futuro. La mayoría de veces durante el día ese futuro se remonta a simples decisiones triviales y cotidianas. Otras veces imagino un futuro un poco mas lejano, metas mas complejas, decisiones mas importantes.

La percepción del presente es constantemente asfixiada e invadida por pensamientos del después, del que vendrá mañana y cuando el mañana llegue, se tratara de que haré un día después. Vivo preocupado, platicando tanto tiempo con mi propia mente, un juego donde me pregunto y yo mismo me respondo. Un juego donde yo me enojo y yo mismo me contento, un juego donde no importa si gano o pierdo, por que soy parte de ambos equipos. Un juego donde nada muere a excepción de los segundos de mi día, un juego donde nada se consume a excepción de mi vida.

Mucho tiempo mi problema real no se trato del futuro invadiendo mi presente, sino del pasado ahogando mi hoy. Deje de imaginar y comencé a recordar, la mayoría de las veces mis recuerdos no se trataban de momentos buenos y mágicos, sino de tragedias y errores que cometí. Siempre fui de esos que dicen "a mi no me importa lo que la gente opine de mi", cuando la realidad es que me lastimaba la critica del desconocido pero me mataba lentamente la critica de las personas que amaba.

Llegue a un punto clímax, por fuera era un roble sólido y estable, pero mi interior gritaba tan fuerte que los cristales de mi fe se estrellaron, mis paredes explotaron y el techo voló en pedazos. Estaba cargando un peso tan grande dentro de mi que no soportaría un gramo mas. Aunque toda mi vida había sido alguien "religioso" la realidad es que me sentía tan lejos de Dios y tan inmune a su gracia. Pero aun así el cielo vino a rescatarme.

Toda mi vida soñé con ser exitoso, con cumplir expectativas puestas sobre mi, con alcanzar el estándar que dicta la mayoría, con poder "ser alguien". Hoy mi plan es raro, hoy mi esperanza esta puesta en cosas invisibles, en sonidos seductores, en futuros llenos de posibilidades infinitas, aunque todavía quiero alcanzar el éxito, estoy mas interesado en alcanzar la plenitud. No quiero vivir en ataraxia, no quiero ser imperturbable ni insensible a lo que pasa en el ambiente, solo quiero dedicar los minutos que me quedan a lo que realmente importa.

Algunos días se vuelven complicados y confusos pero me ayuda a seguir el recordar lo que Jesús nos dijo: "En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo". Hoy me aferro a la cruz y sus promesas, hoy me aferro a un futuro donde aunque todo cae y se rompe, puedo encontrar paz y esperanza en medio del ruido y el destierro. Un futuro donde siempre seré bienvenido en casa, un futuro que espero compartamos juntos.

Tal vez lo que diga tenga sentido, o tal vez no signifique nada. Ni siquiera se si sea real, solo son las #AnécdotasDeUnaMente.

- Eliu Benammi

Eliu Benammi3 Comments